El porqué transformador del poder Círculos de Mujeres, Cambiando realidades y paradigmas en  comunidad

El porqué transformador del poder Círculos de Mujeres, Cambiando realidades y paradigmas en comunidad

 

 

El Poder Transformador de los Círculos de Mujeres

“Mujeres alrededor del fuego”. Artista: Hem Jyotika

“Mujeres alrededor del fuego”. Artista: Hem Jyotika

 

“Un círculo de mujeres te ayuda a encontrar el río de tu vida y te apoya en el proceso de entregarte a su corriente”. Marian Woodman

 

En las últimas décadas ha surgido en todos los continentes una nueva y a la vez ancestral forma de encuentro entre mujeres que está creando una profunda transformación personal y social. A diferencia de lo que sucede con las formas jerárquicas o verticales de relacionarnos, con el simple hecho de sentarnos en círculo, a la misma altura, todas las voces y las historias de cada persona tienen importancia. Aún recuerdo con emoción la primera vez que participé en un círculo de mujeres, hace más de quince años: sentí que había entrado en un lugar fuera del tiempo en el que se creó una conexión íntima entre cada una de nosotras. Salimos radiantes, con un gran deseo de volver a quedar. “¿Qué había pasado?” me pregunté interiormente.

 

Un viaje hacia dentro

Uno de los elementos transformadores que caracterizan los círculos de mujeres es la experiencia de disponer un tiempo sin prisas para girar nuestra mirada hacia dentro y conectar con lo que realmente estamos sintiendo y lo que necesitamos, en compañía de otras mujeres. Con la velocidad de nuestra sociedad y nuestra mirada casi permanentemente hacia fuera, es un bálsamo encontrar un espacio cálido en donde poder escucharnos a nosotras mismas y a la vez escuchar a lo que se mueve dentro de las demás. Muchas veces acudimos a un círculo en un momento de transición y cambios, cuando se despierta el anhelo de una conexión más profunda y autentica con una misma y con la vida.  La propia forma del círculo acompaña ese viaje de introspección, a la vez que nos permite sentir la fuerza y el apoyo del grupo.

 

La Tienda Roja de verano

La Tienda Roja de verano. Foto: Sophia Style

 

Una mirada sin juicio

Quizás uno de los aspectos más sanadores de los círculos de mujeres es la experiencia de compartir algo que habíamos silenciado y de sentirnos reconocidas y aceptadas en el momento de decir nuestra verdad. Cuando se crea un espacio de confianza para abrirnos delante de las demás, descubrimos que nuestra historia se refleja en las historias de otras (más allá de las diferencias de edad, cultura o recorrido de vida) y forma parte de la riqueza de la vivencia colectiva de ser mujer. A veces es justamente a partir de una mirada sin juicio que empezamos a cultivar una voz y mirada amorosa hacia partes nuestras que habían quedado en la sombra. Participar en un círculo de mujeres puede ser una parte clave en nuestro camino de integración como mujer, un lugar en donde soltar máscaras, cargas y obligaciones y gozar cada vez más de ser nosotras mismas.

 

formación "El Viaje de la Mujer Cíclica"

Formación “El Viaje de la Mujer Cíclica”. Foto: Maribel Castaño

 

Una sabiduría colectiva

En aquel primer círculo de mujeres que mencionaba antes tuve una sensación muy clara de reconectar con un recuerdo muy antiguo, grabado en mis huesos, de una experiencia que sin duda forma parte de mi herencia femenina. Era el recuerdo de la tribu, de un espacio entrañable entre niñas, madres y abuelas. Intuitivamente sentí que recrear hoy en día ese recuerdo era fundamental para mi salud y para la salud de toda la comunidad. Cuando nos abrimos a este recuerdo colectivo, emerge dentro del círculo una sabiduría natural que guía los pasos del grupo en esta reconexión con lo femenino ancestral. Por ejemplo, muchas veces surge de manera fluida y espontánea la creación de algún ritual sencillo para honrar y agradecer lo que está presente en el círculo. Una canción. Un acto de soltar. Una danza. Un gesto simbólico. Algo que podríamos llamar “misterio”, porque transciende lo racional y lo planificado, y nos conecta con lo sagrado del momento presente.

 

La Tienda Roja

La Tienda Roja de verano. Foto: Sophia Style

 

El don de sostener y arropar

Cada vez somos más las mujeres que sentimos la llamada de cocrear estos espacios de transformación y de ofrecer un lugar en donde cada persona encuentre su propia voz y pueda florecer dentro de la fortaleza que propicia el círculo. A lo largo de muchos años he tenido el privilegio de conocer a mujeres que, con una presencia enraizada y amorosa, y desde su camino personal de sanación, crean ambientes que arropan y proponen dinámicas que facilitan una transformación interna en las demás. En el papel de “facilitadoras”, somos una más en el círculo a la vez que ocupamos un lugar de guía y sostén para que cada una pueda acceder a la profundidad del trabajo que ofrecemos. Una facilitadora es una iniciadora, una mujer auténtica, a la vez vulnerable y poderosa, sabia y aprendiz.

 

Formación "El Viaje de la Mujer Ciclica"

Formación “El Viaje de la Mujer Ciclica”. Foto: Maribel Castaño

 

Multiplicar estos espacios transformadores

Siento más que nunca que los círculos de mujeres son una parte clave de la evolución que nos llevará, como sociedad, de la competitividad, la represión de las emociones, la dominación y la violencia a una consciencia que abraza y valora lo que sentimos, que cultiva el cuidado y la interconexión, que une la transformación interna con el cambio social y que recuerda lo sagrado de la vida.

 

Por Sophia S

Sophia Style

Circulo de mujeres sábados de  mayo y Junio 2016 anotate!!!

Circulo de mujeres sábados de mayo y Junio 2016 anotate!!!

 

 

 

foto face circulo nosotras 2

 

Los círculos de mujeres son todos los sabados de 14 hs a 17 30hs cada encuentro se basa en un trabajo interior especifico

Reunirnos para convocar la energía femenina y reflexionar sobre el sentido de Ser Mujer, son una de las formas que nos alientan e invitan a viajar hacia el interior, a reconectar con nuestra sabiduría ancestral y a retransmitir esa poderosa energía femenina a todo lo viviente.Trabajamos en Contelaciones familiares de limpieza de linaje, trabajo sobre nuestra niña interior, gestion de las emociones, rueda de medicina ancestral, enseñamos a meditar enfocando la atencion, trabajamos en bioneuroemocion y descodificacion de las enfermedades.-Compartiremos textos relacionados con lo sagrado femenino a partir de los cuales se reflexionará colectivamente.

-Trabajaremos con el fin de expandir nuestra conciencia hacia formas más nutricias de percibir el mundo a través de la ruptura de mandatos y formatos culturales limitantes, Meditaremos para sanar al mundo, con musica que nos conectara con la tierra.

-Los temas principales a tratar serán: los arquetipos de diosas que habitan dentro nuestro, la niña interior, las polaridades masculino-femenino, lo cíclico de la naturaleza femenina, la recuperación de nuestra esencia salvaje, la intuición y el amor, como reconectar y reconectarnos.

– Resignificaremos nuestras propias vivencias y rescataremos historias femeninas familiares de madres, tías, abuelas, hijas, también son importantes para dejar atrás los prejuicios, programaciones y mandatos, restrictivas que han recaído sobre el género femenino durante años de existencia de un sistema patriarcal injusto y opresor.

-A través de todas estas herramientas aprenderemos a confiar en la sabiduría de la Tierra y sus ciclos. Rescataremos con nuestras otras que somos, la niña.la adolescente, la madre, la mujer, la esposa, la mama, la hemana, la hija, la adulta, la abuela, lo que nos va a permitir volvernos co-creadoras de nuestra propia vida. A partir de que conectemos con esta parte sagrada nuestra nos empoderaremos,
lograremos vivir en la abundancia, atraeremos amor, amistad, nos apoyaremos en la confianza, la capacidad de auto-sostén, la colaboracion con las otras mujeres, los consejos, la sororidad, el agradecimiento y disfrutaremos de plenitud, goce, creatividad, logros, sanación.Un círculo es un lugar seguro. Es simple, lo que pasa en círculo, se queda en el círculo.
En un círculo no se dan consejos, no se hace terapia. Se escucha y se comparte desde la propia experiencia. Dejamos afuera juicios, críticas y los “yo hubiera hecho tal…”
Exprésate en primera persona ej. “yo me siento nerviosa cuando…”, práctica la comunicación compasiva, desde el corazón.
Se consciente del tiempo, todas debemos ser escuchadas, por que ahi esta el aprendizaje. Toma en cuenta que todas tengan tiempo/espacio para expresarse.—>
Tendremos un reloj cerca, el tiempo vuela en los círculos y es necesario estar atenta.

 

Por que los circulo de mujeres, sana la violencia social?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace 7 años que me dedico a trabajar en círculos de mujeres a través de la comunicación, la danza , bioneuroemocion, decodificacion de enfermedades, constelaciones familiares, meditacion zen y también el chamanismo. Todos los saberes se reúnen en la simplicidad poderosa de la madre naturaleza.

Comencé a facilitar circulo de mujeres, por mi trabajo como abogada, en derechos de la mujere, la violencia de genero, los femicidios que me tocaron trabajar en mi profesión, trabaje el tema de violencia tanto en Organismos internacionales como en ONG, y me di cuenta que el “problema de la violencia, maltrato y abusos” va muchos mas alla de la ley y de la rspuesta que nos puede dar el estado,El empoderarnos esta en una, y que si sana una, sana el entorno, los cominos me fueron llevando a compartir mucho tiempo con los pueblos originarios, en especial las mujeres originarias Machis, Q eros, inca,y me he dado cuenta que somos tierra que somos naturaleza que debemos recuperar la conexión con ella por que ella es nuetra madre y con ella nuestros sentimientos y emociones

En los primeros círculos había un altísimo porcentaje de mujeres que sufrían o habían sufrido algún tipo de maltrato y también abusos sexuales, muchas veces por parte de un abuelo, el padre o alguno de sus hermanos, también cuando constelábamos el linaje femenino veíamos claramente como esa linea era afectada por los maltrato y abuso madres abuelas bis abuelas tatara abuelas y chosnas (Descendiente femenina directa en cuarta generación; hija de un tataranieto o tataranieta) Mujeres que habían guardado en secreto durante muchos años estos abusos, el primer o segundo día de trabajo en circulos lo compartían en el círculo. Sentían que estaban en un lugar seguro y amoroso donde podian abrir sus sentimientos de vergüenza, ira, inseguridad, y repugnancia. Con el tiempo, podían perdonar y volver a amar, a sentirse dignas de vivir una vida bonita.

Muchas mujeres con las alas rotas vinieron a estos círculos de mujeres de paz. Muchas se fortalecieron con las dinámicas y llegaron a solucionar sus heridas y patrones de codependencia, sus manipulaciones y venganzas hacia los hombres. Volaron tomando la fuerza del círculo. El circulo NO ES TERAPIA, es simplemente una reunión amorosa de respeto y cuidado en el que vemos situaciones y neutra mente las devela, luego si es el caso podremos realizar terapia.

Otras veces se ponían en pie y comenzaban a manifestar el sueño de una vida hermosa, libre de estos condicionamientos que llegaban a enfermarlas de muchas maneras físicas y mentalmente. Trabajaron sus procesos con consciencia y perseverancia. Hoy, la mayoría de ellas ha construido una vida distinta y feliz, después de un tiempo de proceso, superando muchas dificultades.  Casi todas salieron adelante.

La medicina de la mujer se teje juntas. El poder femenino se alza desde lo concreto a lo sutil, recibiéndonos, escuchándonos, danzando, tejiendo, creando y amando juntas. Sin juicios ni críticas. Eso sana. Y desde ese tejido sano, podemos regenerarnos, tener nuestros sueños y visiones para plasmarlos en lo concreto. Crear un estado de salud sostenible, una cuenca receptiva en nuestra familia, un sueño labrado en el mundo, sin temor, con amor. Desde este lugar empoderado, es posible integrar al masculino interno y tejer una relación más sana con los hombres.

Cuando existen fracturas físicas, emocionales o del alma, es fácil resguardarnos obvia o sutilmente en el papel de la víctima. Y si, muchas veces esta violencia nos sorprende desde afuera sin razón aparente. Pero después de un tiempo de duelo por lo perdido hemos de levantarnos y continuar. Quebradas, podemos pedir ayuda y buscar el modo de reparar el esqueleto herido. Podemos tomar los pasos necesarios para ponernos de nuevo en pie. Hay muchos colectivos trabajando desde un lugar de conciencia estas heridas. Levantémonos y pidamos la ayuda necesaria para sostener nuestros pasos hacia la vida digna y hermosa que merecemos vivir.

Antiguamente muchas de nuestras ancestros callaron estos abusos sufridos por ellas mismas cuando eran niñas. Algunas callaron los sufridos por sus propias hijas a manos de parientes cercanos. Consintieron a través de su silencio. Esto se callaba por el miedo al repudio y la vergüenza, a no sobrevivir, a la desgracia de mancillar el nombre de la familia. Esto emerge aún, se puede ver en los círculos y también en los talleres de sanación de linaje femenino.El callar en el linaje enferma a las generaciones venideras, el comunicar y hablar sana, es el camino a la resiliencia

Te invito a que participes de un circulo de mujeres de paz, si estas a favor de la NOViolencia en cualquiera de sus formas, si quieres construir con otras y sanar para que el mundo sane!!!!

Escribeme a Luciana@mediacionyviolencia.com.ar y te inscribo en el próximo circulo

 

comparto texto original de Teresa Rodríguez.