Que es la psicología transgeneracional? por que sana nuestro ser?

Que es la psicología transgeneracional? por que sana nuestro ser?

 

 

 

foto face soltar familia

 

 

 

Podés sintetizarnos qué es la psicología transgeneracional.

– Es una nueva orientación de las terapias psicoanalíticas que toma en cuenta como herramienta el estudio de los árboles genealógicos, y que si consideramos que el psicoanálisis es una ciencia bastante nueva, recordemos que Freud escribió La interpretación de los sueños en 1899, esta mirada, la psicogenealogía es una orientación terapéutica que todavía tiene todo por hacer, porque podríamos decir que tiene treinta años de investigación, y su fundadora fue Anne Ancelin Schützenberger, y ella es la que da ese puntapié inicial para hacer de esto una modalidad de terapia. Pero, en verdad, en la Biblia ya estaba todo esto que dice la psicología transgeneracional, el gran libro de los nombres y las genealogías está en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. Pero también Freud habló de estas cosas, también Françoise Dolto, la psicóloga de niños francesa. Lo que hace  Anne Ancelin Schützenberger  es redondear con todos estos conceptos y saberes una nueva herramienta para situarse concretamente en estos puntos críticos de la personalidad y la vida de los sujetos que inconscientemente repiten patrones y moldes heredados.

– Cuando decís que está todo por hacer, y por lo que leí en el libro, veo que hay una parte psicológica inmaterial, pero si hay un traslado transgeneracional, ¿hay un parte física, neuronal?

– Esto me permite decir algo que siempre trato de aclarar. No es una lectura esotérica ni mágica, cuando Freud dijo que el inconsciente es personal pero que también hay un inconsciente familiar, estaba casi elaborando esta teoría sin saberlo. Él se quedó en el inconsciente individual. Cuando la transmisión es entre los miembros de la familia que compartimos, padres con hijos, niños con abuelos, que están todos vivos, esa es un legado intergeneracional. Hablamos de transgeneracional cuando algo que siento propio viene de un miembro de mi clan familiar con el que no tuve contacto porque se murió cincuenta o cien años antes de que yo naciera. ¿Cómo sucede esto? La psicología es el estudio del alma, y el alma es inmaterial. Por alguna causa, algunos terminan diciendo que creer en el psicoanálisis es casi una fe, lo que pasa es que ahí hay una concepción filosófica del sujeto. Yo creo profundamente que esto que estamos viviendo ahora, que vemos, oímos, tocamos, es una parte insignificante de la realidad, que la realidad no es sólo esto. Para mí, lo más real es lo que no vemos, no tocamos, lo intangible, lo que soñamos, lo que se nos escapa en un chiste, los lapsus, los deseos. Si todo esto está en cada sujeto, cuando un hombre y una mujer se unen en un acto amoroso y conciben a un niño o una niña, en esa unión ya está toda la carga transgeneracional que traen ella y él y que le están dando, junto con el color de piel, los dedos largos, la afinidad o aversión a los animales. Junto con eso que le están legando el papa y la mamá. Todo eso viene además con lo que traen estos dos sujetos que antes de ser una pareja fueron niños también y que cuando fueron gestados tuvieron la carga de sus madres y sus padres. Qué digo con esto, que si queremos manejarnos por lo que veo, certifico, peso, no te lo puedo decir así. Sin embargo, fijate que los estudios del ADN y muchos estudios que tienen que ver con las ondas fotoeléctricas que el cerebro emite al momento de desear, de ser feliz, de emocionarse, todo esto es una manifestación neuronal a la que le da una respuesta el cuerpo, por eso nos enfermamos de unas cosas y no de otras. Cómo le llega al niño toda esta información de abuelos y bisabuelos que no conoció. Le llega simplemente porque está en el inconsciente de esa familia. Un niño que llega al mundo y nadie le cuenta que sus bisabuelos escaparon de la guerra y que a lo mejor padecieron tortura en una campo de concentración, tiene es información. El mejor ejemplo de esto es el nieto de Estela de Carlotto, un chico criado en el campo creyendo que esa gente con la que vivía eran sus papás biológicos, es músico, y qué hace, se acerca a Abuelas, a Músicos por la Identidad. Por qué, digo enfática, qué casualidad, porque este chico seguramente tuvo una información que nadie le dio, nadie lo sentó y le dijo “tus padres fueron chupados por la dictadura, fuiste criado por otras personas”, pero esa información la tiene, y se acerca a Abuelas porque hay un árbol genealógico que armamos porque nos contaron y hay un árbol genealógico intuido, cosas que nunca nos contaron e intuimos. Todos tenemos el propio árbol intuido, porque en todas las familias hay cosas que se ocultan.

Diana Paris

– ¿Y hay también hay una disposición del medio para esa reconstrucción del árbol genealógico inconsciente?

– Bueno, no hay un único medio cultural, son concéntricos los medios culturales y se intercomunican y retroalimentan. Yo creo que básicamente parte del propio deseo del sujeto. A ver, yo tengo una hermana con la que crecimos en la misma casa, fuimos a la misma escuela, nos sentamos a la misma mesa, sin embargo, somos distintas, por qué, porque yo soy la primogénita, y cuando nací yo mis padres estaban en una situación determinada, cuando llega mi hermana tres años después, son los mismos padres pero no son los mismos padres, la situación cambió, la relación cambió, las expectativas cambiaron, el hijo mayor carga con mochilas mucho más pesadas que otros, porque a ese hijo le deposito todas mis frustraciones, todos mis anhelos, todos mis deseos, y todo lo que no sé que tengo como deseo, como anhelo y como frustración que me comí de mi madre y de mi padre, y ellos de sus padres, y este niño carga con todo eso, y ni te digo si ese niño es producto de un segundo intento de tener hijos y el primero murió, y ni te digo si además, en homenaje al muerto, le ponen al que nace el nombre del que se murió. ¿Hay un contexto, hay un medio que lo alienta o lo prepara para que se haga estas preguntas? Yo creo que depende del propio sujeto. Hay un rumor interno que a vos te dice algo. Yo escucho que de mí esperan esto pero yo deseo esto otro. A poco de andar en tu árbol, descubrís con quién hacés eco, por qué decidís lo que decidís, porque normalmente, cuando creemos que somos muy libres y que manejamos las riendas de nuestro caballo, resulta que hay otro cochero, y hay que detectarlo. Está en el árbol genealógico.

– Esto de la influencia del medio te lo preguntaba porque en el libro hablás de lo que sucede con los hijos adoptivos y porque actualmente los modelos de familia son muchos, hay muchas formas de relación, y en el caso de hijos adoptivos, tal vez reproducen historias de las familias adoptivas y no las de los biológicos.

– Y esto sucede también con las parejas. Donde encontrás un hueco que no podés completar de tu propio árbol, especialmente del intuido, no del relatado, porque el relatado está siempre mentirosamente maquillado, pasa que a veces la elección de una pareja tiene que ver con que ese otro completa los huecos de tu árbol. El nacimiento es un trauma, está idealizado, decimos qué maravilloso, la mamá va a dar a luz, el niño venía muy cómodo en la oscuridad y el silencio y después lo agarra el obstetra y lo golpea… es una seguidilla de torturas a una criaturita que estaba plácidamente en el útero de la madre. Si ya nacer es un shock, imaginate esto en niños adoptados, que nacieron, sufrieron el trauma de nacimiento y, por alguna causa, no son amados o sus padres son chupados por la dictadura, y el niño es entregado a otra familia que lo cría con mucho amor. Esa huella psíquica dolorosa ya está inscripta, es como un tatuaje, y toda huella amorosa que venga después sanará la cicatriz, pero apenas rascás un poquito vuelve a sangrar. Seguramente Ignacio Hurban tuvo una vida muy feliz, con amigos, una vida tranquila en el campo, pero a poco de rascar un poquito y estar en Abuelas sintió como un llamado para hacerse el análisis. No tenía por qué sospechar, no todos sospechamos que somos hijos entregados, adoptados o producto del secuestro de nuestros padres. Hay una voz interior que nos guía, y pasa también con las carreras, las profesiones son oportunidades para reparar. Hay muchas profesiones o actividades que vienen a reparar dolores ancestrales.

– Me das pie para un tema que me preocupa: que esto pueda llegar a ser utilizado para estigmatizar y generar biografías anticipadas.

– Estamos hablando de que cada uno vive su propia experiencia con el rumor de lo que fueron nuestros ancestros. Hay una expresión que yo uso mucho, que es la de la papa caliente. Esa papa caliente que pasa de generación en generación, que no la atajan todos los miembros de un clan, a lo mejor tenés un mal día, como pasó hace una semana con una persona que salió con un hacha y le rompió el auto al vecino porque le tapaba el garaje. Sí, es posible que alguien piense que ya está como estigmatizado, pero también es verdad que tal vez ese hombre tiene una cantidad de hermanos que esperan al hombre y le dicen “mire señor, esto es un garaje, la próxima no lo pare acá porque si no llamo a la grúa”, es decir que en una familia no todos son asesinos aunque haya un tatarabuelo asesino, quien tomó ese legado, quien se hizo cargo de repetir lo que se llama lealtad invisible. Cuando se entiende mal la lealtad en una familia, por ejemplo, se cree que hay que perdonar al abuelito violador porque ya está viejo y cuando violaba a mi madre era joven, pero ahora el abuelito etsá viejo, entonces, por lealtad al abuelito, decimos borrón y cuenta nueva, cuando en realidad hay que hacerle notar, con todo el desamor que lo pueda rodear, que eso que hizo es tremendo, no importa la edad que tenga, porque todo no se perdona.

Si queres trabajar tu arbol genealogico para destrabar contactame a luciana@mediacionyviolencia.com.ar

Luciana Cataldi

Paris Diana http://www.mdzol.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *